Inicio / Cultura / Recorrí la Escalada de ayer*

Recorrí la Escalada de ayer*

Día de sol. Verano, calor desde temprano. Yo tendría 10 años, vacaciones del cole en la casa de la Abuela María.
Luego del desayuno leche fría con Vascolet batida con espuma y unas vainillas. La abuela me pregunta: “me harías unos mandados”; “sí abuelita; fue rápida respuesta. Y ahí comenzó a preparar la extensa lista, esa tarea no me incomodaba siempre sobraba algún vuelto en pago de mi labor.

escalada-viejaLa abuela se sentó a mi lado en la mesa de la cocina, bajo la ventana, donde se podía ver el fondo, el gallinero y mejor daba la luz.
Comenzó con el itinerario, primero vas de Pasacantando ahí compras unos cueritos iguales a éste y un poco de cáñamo para arreglar la canilla del Jardín, tené cuidado al cruzar la Avenida, luego dejas esta lista en lo de Lobato para que me lo envíen. ¡Ah! pero ante pasá por la panadería de Domínguez en la esquina de Roca y traé el pan; de camino pasá por la farmacia Cabrejas en Sarratea y compra Geniol; luego andá y compra ½ de café en lo de Rocamora: Bueno y, no te quedes por ahí andá con cuidado mientras yo preparo la comida. Si te da el tiempo, cuando vuelvas, vas hasta la mosaiquería de Villotta en Martín de María a buscar un poco de cemento y ferrite rojo para arreglar el caminito del fondo, sino llegás vas a la tarde.
Presto a cumplimentar semejante tarea con todo anotado me calcé las Skipy y salí a la calle. El sol pegaba en el empedrado de San Martín y Vidal, lo hacía ver brillante, como encerado, paso por la carpintería DALBA y saludo al lustrador don Chicho, sigo ruta hasta Rauch ahí derecho hasta la placita enrejada linda con unos árboles enormes de adentro y de afuera, veo al placero emprolijando los canteros, no me detengo aunque tentaba la sombra y los juegos. Voy por Urquiza hasta Pavón, al pasar por la panificadora sale un olorcito a pan que me abre el apetito, sigo y cruzo Pavón para ver las motos, llego hasta Pasacantando entro me arrimo al mostrador y compro los cueritos y el cáñamo, primer objetivo cumplido.

Salgo voy hasta la esquina de Roca compro el pan y una tortita negra a la que le entro en el camino, de vuelta llego a la farmacia Cabrejas, siento ese olor inconfundible a alcanfor y a eucalipto, hay gente, en las farmacias siempre hay gente, al rato nomás me atienden y me retiro con los genioles, mirando la cabeza pelada gigante llena de clavos y alfileres de publicidad.
Llego a lo de Lobato luego de caminar dos cuadras, me encanta mirar todo lo que hay en el almacén las estanterías con conservas y botellas y vitrinas con los fideos, el azúcar refinería para comer los terrones y entrego la nota con el pedido.
Camino por Pavón hacia Garay mirando la vereda de enfrente la chatarrería del Negro Guerrero, donde sobresale un avión, ómnibus viejos de esos grises metalizados, fierros por todos lados y autos antiguos oxidados.
Sigo mi camino no sin antes detenerme en la vidriera de Foto Vázquez, para ver las fotos expuestas, novias y novios impecables, niños con traje, moño en el brazo y niñas con vestido inmaculado para tomar su primera comunión.
Llegue a lo de Rocamora a comprar el café y me impregné del inconfundible perfume a ese producto recién molido.
Suena la sirena de los Talleres que indica que son las 11.30 horas, emprendo la vuelta paso por la esquina de la farmacia Escalada, enfrente la Tintorería de Uchima, la peluquería y el Kiosco de Nicolás sigo paso por el Lago di Como, doblo por Iberlucea hasta Balbastro al llegar a Rosales la fábrica de fideos está trabajando a pleno, continuo por Vidal hasta San Martín y veo regresar los carros de la sodería Adhelma con los caballos cansados por el trabajo y tanto calor.
Llego a casa se siente el olorcito de la comida que cocinó la Abuela. Luego de la caminata tengo un hambre feroz, hay milanesas con puré inmejorable.
A la tarde continuaré con lo que falta… o tal vez cuando te vuelva a ver Abuela.

Por Luis Belvisotti

También te puede interesar

Detienen a un mueblero de Escalada por tenencia ilegal de armas

El hombre de 36 años, dueño de un local de venta de muebles, fue detenido …

2 comentarios

  1. Acabo de leer el Articulo “Recorrí La Esclada de Ayer” y me transporte a esos lugares que transite tantas veces en los 29 años que viví en ESCALADA. Nací allí,en el año 1932 en la calle Lisandro Mendez entre San Martin y Principe de Gales (hoy con otros nombres). Que hermoso recuerdo de mi Barrio. Como olvidarlo. Hoy tengo 85 años, Ya no se si quedan vecinos y amigos de mi epoca, sigo compartiendo recuerdos con 3 amigos de mi epoca, Roberto Malaracia, Ruben Botta y Oscar Giordano, ninguno de ellos vive hoy en Escalada.Gracias por permitir que escriba este comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *