Inicio / Destacado / Escrachan a Beroldo en los baños por votar en contra de los privilegiados “cobradores” que no cobran

Escrachan a Beroldo en los baños por votar en contra de los privilegiados “cobradores” que no cobran

“De mañana y bien temprano”, como dice la milonga “Palpitando el escolazo”, que canta Jorge Vidal, aparecieron en los baños del municipio panfletos pegados, escrachando al concejal Sebastián Beroldo del Frente Renovador, “declarándolo persona no grata”, aunque no se especifica de quién.

Con faltas de ortografía el libelo dice textualmente: “Sebastián Beroldo, cobrador municipal y “cocejal” (léase concejal) del Frete (por Frente) Renovador.

Traicionaste a tus amigos, traicionaste a tus compañeros, traicionaste a los que te votamos para ser “opositor”, y por sobre todo traicionaste al peronismo. Ni se te ocurra venir por el Palacio. Los traidores como vos no cambian. Ojalá la concejalía te dure mucho tiempo. Persona no grata.

Vale recordar que Sebastián Beroldo fue designado cobrador municipal por el ex intendente Darío Díaz Pérez, cumplió esa función a que de la mano del “Nicola” Russo; y ya en el segundo mandato, votó el viernes a favor de recortarles a 1,75 el porcentaje de comisión a los cobradores que no cobran. Única función en el mundo que legalmente se paga pero no se  hace.

Infinidades de veces hemos criticado al concejal Beroldo por distintas acciones políticas. Dicho eso decimos:

El escrache es un anónimo es decir, se hace en las sombras. Nadie puso la cara para visibilizar su autoría, hecho que de por sí demuestra por lo menos cobardía; aunque también una deformación cívica, la misma que defender un privilegio que atenta contra un trato equitativo para con el resto de los trabajadores municipales, y está a contramano de los avance tecnológicos y mecanismos de cobranza actuales.

Se dice que se lo acompañó a Beroldo para que sea “oposición”; esta expresión da por sentado que el rol de un representante del pueblo debe ser oponerse a todo lo que propone el oficialismo, sin pensar si es bueno o  malo para el vecino de Lanús, único y último destinatario del accionar político.

Se amenaza a un concejal diciendo “que no pise el “Palacio”, expresión arcaica y vieja utilizada para identificar la sede principal del Municipio. Es decir que a un representante del pueblo se lo intimida  para que no pueda cumplir su función legislativa libremente.

Esta deformación cívica y anti republicana sólo puede asimilarse a la postura del privilegio sostenida por estas personas. Lo que deben hacer es iniciar acciones judiciales para que  ese poder del Estado,  exprese a través de una sentencia si se han o no conculcado sus derechos, pero nunca amenazar a un representante ungido por la voluntad popular y menos advertirle que no pise la Municipalidad y se impida de esa manera cumplir con su mandato libremente.

 

 

También te puede interesar

Macri, Vidal y Grindetti recorrieron el SAME de Lanús

Como anticipara en exclusiva a las 8 de la mañana, el programa Haciendo Caminos, que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *