Inicio / Destacado / Cobradores: se achicó el privilegio de quienes ganan más que el intendente. Método anacrónico, caja política, premios consuelo y desfalcos. A los jubilados no les afecta

Cobradores: se achicó el privilegio de quienes ganan más que el intendente. Método anacrónico, caja política, premios consuelo y desfalcos. A los jubilados no les afecta

Cuando éramos pibes, todos los meses venían a cobrar a la puerta de casa la luz y la tasa municipal.

Las empresas hace rato que terminaron con esa vieja manera de percibir dinero.

Pero el municipio de Lanús siguió con la costumbre, a pesar de los adelantos tecnológicos.

Fue hasta ahora, práctica política en el distrito que los cobradores eran privilegiados dentro de la Comuna.

Si una persona no podía repetir uno o dos mandatos de concejal o consejero escolar se lo nombraba como cobrador para que no se enojara y pudiera seguir siendo puntero de la “Causa Nacional y Popular”.

Para el PJ lanusense este método anacrónico fue una fuente y caja de recursos económicos, destinados a fines electorales y/o personales.

También es real que muchos muchachos, se hacían robar para cobrar el seguro y así se compraron autos nuevos, casas o mantenían amantes o gastaban mucha plata en los piringundines de Avellaneda, Lanús o Quilmes.

Muchos de ellos terminaron siendo despedidos y con procesos penales, otros se ahogaron en el silencio corporativo. También es cierto que los hubo muy honestos.

Otra práctica corriente fue socializar las moratorias importantes, es decir de empresas que debían millones de pesos, así de esa manera, abultaban el sueldo nominalmente con fines jubilatorios. Después el dinero lo repartían entre ellos.

También hay que consignar que en épocas de inflación y de altas tasas bancarias, mucho demoraban la entrega del dinero cobrado y lo colocaban a plazos fijos; además de prestar dinero de manera usuraria.

Para quien no concuerde con lo afirmado, que admito que puede no ser simpático para algunos, hay nombres y apellidos que lo respaldan.

Darío, quiso terminar con esta práctica y con su pusilánime actitud fracasó. Sólo les terminó diciendo, bueno no cobran más pero les mantengo las comisiones, aunque les hacía donar una parte de lo cobrado. Sólo tenían que repartir el taloncito de cobro.

Por supuesto que quienes vivimos en Lanús sabemos que, en general, esto no lo hacía el cobrador; ya que contrataban a algunos pibes sin laburo y les daban unas monedas para que los repartieran.

Grindetti diezmó el privilegio

El intendente hace rato que tenía decidido cortar con este privilegio, después de ganar dos elecciones seguidas, seguramente se sintió con respaldo político para llevarla a cabo.

Fue así que hizo varias reuniones con los “cobradores” que no cobran, se les ofreció el sueldo de secretario del departamento Ejecutivo y otras alternativas, pero el “no” fue la respuesta de la treintena de empleados en esa situación.

Ante esta circunstancia el Intendente elevó el proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante, por el cual se le sigue pagando el mismo sueldo y antigüedad y se les baja la comisión a 1,75 % de la cobranza. Tampoco hay que creer que se les quitó todo el porcentual.

Hasta hoy muchos cobradores cobraban entre 80 y 120 mil pesos mensuales, superando el sueldo del intendente; cuando en realidad el sueldo promedio en Lanús de un empleado municipal es de 10 mil pesos.

Grindetti fundamenta que el proyecto va en línea con el pacto fiscal que propicia la Provincia, además se afirma que el ahorro para la comuna será de alrededor de 20 millones de pesos, que se van a destinar a la construcción de un jardín de infantes.

¿Qué pasa con los jubilados?

También es bueno aclarar que el proyecto no afecta a quienes se jubilaron siendo su mejor sueldo el de cobrador, porque en ese caso se afectaría el derecho adquirido amparado por el artículo 17 de la Constitución Nacional.

El artículo 41 (Ver Ley 14025) (Texto según Ley 13968) (Texto según Decreto-Ley 10053/83) establece que “el haber mensual de la jubilación ordinaria, calculada por servicios en relación de dependencia, será el equivalente al setenta (70) por ciento de la remuneración mensual asignada al cargo de que era titular el afiliado a la fecha de cesar en el servicio o en el cargo de mayor jerarquía que hubiese desempeñado. En todos los casos se requerirá haber cumplido en el cargo un período mínimo de treinta y seis (36) meses consecutivos o sesenta (60) alternados. Si estos períodos fuesen menores, el cargo jerárquicamente superior se considerará comprendido en el inferior, regulándose el haber por este último cargo.

Los afiliados que al momento de obtener el beneficio jubilatorio que no cumplan con el tiempo mínimo legal establecido en el cargo de mayor jerarquía y hayan percibido bonificaciones no remunerativas convertidas en remunerativas, también serán calculadas para determinar el haber mensual. La diferencia a favor del I.P.S. será integrada en un plan de pagos hasta que se efectivice el total de los aportes.

Cuando no fuere posible determinar el cargo desempeñado por el afiliado, el haber se determinará mediante el procedimiento de promediar las remuneraciones efectivamente percibidas, actualizadas mediante los coeficientes a que se refiere el artículo 51 durante los treinta y seis (36) meses continuos más favorables desempeñados por el afiliado.

En la determinación de este promedio no se incluirá el sueldo anual complementario.

No se podrá determinar el haber de la prestación sobre la base de servicios o remuneraciones comparado mediante prueba testimonial exclusiva”.

Además en caso de que se suprima un cargo,, cuestión que no es el caso de los “cobradores”, rige el artículo 51, que dice: “Facultase al Poder Ejecutivo, a instancia del Instituto de Previsión Social, a efectuar las equivalencias por correlación cuando los cargos no conserven su individualidad presupuestaria o cuando el que determinó el haber inicial fuera reestructurado o suprimido; como a fijar los coeficientes a que se refiere la segunda parte del artículo 41, como los del artículo 50 segundo párrafo, cada vez que se produzcan modificaciones en los sueldos del personal en actividad y en base al índice de variación de dichas remuneraciones.

En este caso el departamento Ejecutivo, deberá informar rápidamente al IPS la vigencia de esta ordenanza a fin de prever las consecuencias a que hubiere lugar.

Tampoco tendrá consecuencias en la jubilación de los “cobradores” que hayan cumplido en ese cargo 36 meses seguidos o 60 alternados, según estipula el transcripto artículo 41.

 

 

También te puede interesar

Detuvieron a tres personas e incautaron 86 dosis de cocaína en Villa Ilasa

En las últimas horas la Policía Local en conjunto con la Policía Bonaerense realizaron un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *